La Plaza Roja de Moscú

Llamado y renombrado hace varias décadas atrás como la URSS – Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas – es lo que actualmente conocemos como Rusia, en ambos estados su capital y principal centro urbano fue la ciudad de Moscú, población que se caracterizaba por su apasionamiento a la hora de las manifestaciones populares y comunales. Ahí es donde aparecía su principal centro de reunión a lo largo y ancho del país más extenso del mundo, la muy popular Plaza Roja, lugar dedicado a elevar el espíritu guerrerista de la antigua nación soviética la cual antes de la caída del muro del Berlín se configuraba al lado del EEUU como una gran potencia mundial.

En esta plaza se llevaron a cabo miles de marchas en las cuales el gobierno soviético pretendía mostrar a su población y, obviamente, al mundo entero su fortaleza armamentista y militar. De aquí salían una cantidad innumerable de camiones cargados con misiles, millones de soldados armados hasta los dientes, tanques de guerra altamente preparados para enfrentar cualquier combate y derrotar a cualquier rival. El lugar de partida para que la URSS fuera una súper potencia del siglo XX era la Plaza Roja enmarcada por la bella y fantástica estructura del Kremlin que era y es el lugar en donde han gobernado los diferentes líderes rusos.

En la actualidad esta hermosa plaza sigue cumpliendo la función de ser el lugar en donde encontramos el aparato gubernamental de Rusia y además es el principal destino turístico de Moscú, muy visitados por personas de todas las nacionalidades que buscan encontrar un poco de la historia de poder que quedó marchita a principios de la década de los 90 del siglo pasado.

En sus alrededores encontramos monumentos arquitectónicos de carácter patrimonial como el ya nombrado Kremlin, como es llamado todo este conjunto de edificaciones que rodean toda la plaza. Dentro de este conjunto hay estructuras de una arquitectura impresionante, entre ellas una muy recordada que se encuentra fuera del complejo pero que es la imagen más recordada de Rusia, La Catedral de San Basilio, un templo religioso ortodoxo que tiene aproximadamente 500 años de historia y que adorna La Plaza Roja con sus impactantes colores que decoran una construcción hecha a base de ladrillo y mampostería.

En el complejo de la plaza también encontramos una estructura de gran importancia para todos los rusos, hablamos del mausoleo del líder de la Revolución Rusa, Vladimir Illich Ulianov, más conocido por la historia y mundo entero como Lenin y en donde permanece aún su cuerpo embalsamado después de casi 100 ya que este personaje ruso falleció en el año de 1924. También es de anotar que es uno de los lugares más visitados en todo Moscú por que además ahí cerca encontramos las tumbas de José Stalin – otro líder ruso de la revolución y II Guerra Mundial – y de Yuri Gagarin – el primer ser humano en ir al espacio –, estos dos personajes son de gran memoria y recordación por parte de los habitantes rusos y de la historia mundial en general.

La Plaza Roja es el mayor monumento de la rusa imperial y es un gran recordatorio para el mundo de los que puede hacer una potencia mundial cuando de manejar todo su poder se refiere, es un lugar lleno de memoria desde Zares hasta líderes revolucionarios y comunistas para terminar en un centro turístico inundado por el capitalismo mundial.